viernes. 21.06.2024

Un inglés se ha reencontrado con un gato de su familia que llevaba 12 años perdido.

Theo-Will McKenna, que entonces sólo tenía 17 años, iba a la universidad cerca de la casa familiar en Connah's Quay, Gales, cuando su gato Artie se escapó y nunca volvió a casa.

McKenna recuerda haber estado fuera durante horas con una bolsa de golosinas, pero no pudo localizar a su querido gato blanco y gris. McKenna lo visitó una vez a la semana durante meses para seguir buscando, pero poco a poco fue perdiendo la esperanza de volver a ver a Artie.


«Llegué al punto de pensar que, Dios no lo quiera, le había pasado algo o alguien se había hecho cargo de él», explica.

Entonces, en 2024, los habitantes de una casa de Connah's Quay llamaron a un veterinario local después de que un gato gris y blanco apareciera un día en su patio trasero y permaneciera allí durante cuatro días seguidos.

El veterinario que respondió descubrió que el gato, que resultó ser el desaparecido Artie, llevaba un microchip registrado a nombre de la madre de Theo-Will McKenna y un número de contacto de North Clwyd Animal Rescue (NCAR).

NCAR recibió la llamada y acudió a recoger a Artie, pero como el microchip estaba registrado en un número de teléfono antiguo, recurrieron a Facebook para intentar encontrar a los McKenna. Al parecer, uno de los amigos de Theo-Will reconoció a Artie y le envió el post

«Lo estabilizaron y luego lo publicaron en su página de Facebook, explicando que lo habían encontrado... Mi amigo lo vio y me envió el post; tardé un segundo en reconocerlo, porque parecía tan desaliñado y flaco», dijo McKenna.

"No parecía real. Pensé que era imposible que fuera él", añadió. "Habían pasado 12 años: desapareció cuando yo tenía 17 años. Pensé que ningún gato podría sobrevivir 12 años en la calle".

Artie recibió entonces un tratamiento médico muy necesario, «le extrajeron algunos dientes, trataron su hipertiroidismo y le sacaron unos bultos precancerosos de las orejas», explicó McKenna, quien añadió que, aunque los días de Artie en la calle habían quedado atrás, quedaban nuevos retos, como acostumbrarse al otro gato de McKenna.

"Todavía estamos en el periodo de prueba, pero ha estado completamente bien. Ronronea como un loco cada vez que me acerco a él... Mi otra gata se ha mostrado un poco recelosa, pero hemos estado aplicando métodos de introducción y acostumbrándola a su olor. Es un proceso lento, pero estoy absolutamente decidida a que se quede conmigo".

McKenna creó un GoFundMe para asegurarse de que Artie, de 16 años, recibe toda la atención médica que necesita en los últimos años de una vida tumultuosa. Sus cuidados veterinarios ascienden a unos 65 dólares al mes.

Artie, un gato desaparecido hace 12 años, se reúne por fin con su familia