jueves. 29.09.2022

 

 

Ante una nueva receta, un plato cotidiano o la comida más sencilla, siempre es necesario utilizar una grasa que permita cocinar los alimentos. En nuestro país, con la dieta mediterránea, es habitual recurrir al aceite, aunque en ocasiones algunos se decanten por la mantequilla. Hoy queremos contarte por qué el Virgen extra es la mejor de las opciones frente a la mantequilla y otros aceites que son siempre menos saludables y poco sostenibles. 

 

Motivos de salud

 

Los datos confirman que el AOVE no tiene nada que envidiar a la mantequilla. Nos lo cuentan desde Alevoo, empresa familiar española liderada por cuatro hermanas y especializada en el AOVE, como alimento y en cosmética. "Son numerosos los estudios científicos que confirman los excelentes beneficios sobre la salud del consumo diario de aceite de oliva virgen extra frente al consumo de mantequilla. La diferencia parte de su procedencia y de su composición. El AOVE es de origen vegetal y es rico en ácido oléico, grasas monoinsaturadas (las buenas) y vitaminas antioxidantes, lo que le confiere excelentes valores nutricionales y propiedades beneficiosas para la salud. En cambio, la mantequilla es de origen animal y posee un elevado porcentaje de grasas saturadas tan perjudiciales para la salud", señalan. 

 

¿Más motivos? El aceite de oliva virgen extra mejora los niveles de colesterol elevado e hipertensión. Además: "mejora la circulación sanguínea, ayuda en el control de peso, protege de enfermedades gastrointestinales, cuida y protege nuestros huesos, previene el envejecimiento ocular y aporta hidratación y nutrición a nuestra piel, cabello y uñas". Es, sin duda, un todo en uno.

 

Para exprimir todos sus beneficios, conviene ingerir en crudo nuestro oro líquido, con tres o cuatro cucharadas al día. "Esto nos permite conseguir un sistema inmunitario fuerte que nos protege frente a posibles enfermedades. Igualmente, aconsejamos el consumo de AOVE en la dieta de las "personas intolerantes a la lactosa" y/o "alérgicas a las proteínas de la leche de vaca" y de esta manera "prevenir" las reacciones adversas derivadas del consumo de mantequilla", indican las fundadoras de Alevoo.

 

Como ingrediente vital en cada propuesta culinaria, el AOVE debe utilizarse más allá de su consumo en crudo, en otro tipo de elaboraciones. "Si se opta por freír, recomendamos que sea con aceite de oliva virgen extra. Cuando cocinamos a altas temperaturas debemos tener en cuenta el comportamiento de los dos alimentos y su posterior resultado. Es determinante el punto de humo de cada uno, refiriéndonos a la temperatura a partir de la cual el alimento comienza a descomponerse y a formarse sustancias perjudiciales para nuestra salud. En el caso del AOVE la temperatura de humo es de 210º mientras que para la mantequilla es de 110º, lo que hace mucho más recomendable el uso de AOVE por su estabilidad con temperaturas superiores a los 180º fácilmente alcanzables en la elaboración de cualquier receta. La mantequilla libera compuestos tóxicos al cocinarla a altas temperaturas, por lo que el AOVE también es mejor para freír", matizan.

 

Motivos medioambientales

 

La sostenibilidad es un factor de importancia para un porcentaje cada vez más alto de la población. También, en términos de ecología, es de interés conocer qué impacto tienen el AOVE y la mantequilla en esos alimentos cotidianos. "Estudios llevados a cabo para valorar el impacto de productos básicos de la cesta de la compra en general, y de grasas de origen animal y de origen vegetal en particular, muestran que el aceite de oliva virgen extra tiene menor impacto en el medioambiente", indican desde Alevoo. Ello se refleja en el estudio "Impactos medioambientales en el consumo de alimentos en Europa ("Environmental impacts of food consumption in Europe en 'Journal of Cleaner Production'), que destaca que el AOVE tiene menos impacto en la mayoría de las categorías medidas, especialmente en cuanto al cambio climático y el uso del suelo. 

 

Por eso, concluyen desde Alevoo, "en definitiva, cuando se trata de cuidar de nuestra salud y del medioambiente, no hay duda de que el aceite de oliva virgen extra es nuestro mejor aliado, y, además, está riquísimo".

Comentarios