domingo. 19.05.2024

La progresiva digitalización de la sociedad ha convertido al sector de la electrónica de consumo en un negocio que cada vez genera más ingresos, especialmente en el canal online. Solo en el año 2020, este mercado generó en Internet unos 310.000 millones de dólares en todo el mundo, según un estudio de la compañía tecnológica Report Linker, con previsiones de alcanzar más de 343.000 millones en 2021 y 511.000 millones para 2025.

De hecho, el empuje del canal online en las ventas de productos de electrónica ya está superando a las ventas físicas en algunos casos concretos. Por ejemplo, en Estados Unidos se prevé que 2021 acabe con un 53,2% de ventas online de electrónica de consumo, lo que supondría un crecimiento porcentual del 3,7% respecto a las ventas en eCommerce del 2020, mientras que las ventas físicas descenderán de un 50,5% a un 46,8%, según la empresa de investigación de mercados eMarketer.

La categoría de electrónica de consumo reúne las condiciones idóneas para ser muy buscada y comprada en Internet: son productos sofisticados, hay un nivel de competencia muy elevado y se promocionan a través de ofertas: el comprador investiga con tiempo antes de decidirse”, afirma Llorenç Palomas, Head of Marketing de Doofinder.

Esta fiebre ‘techie’ ha crecido en España en los últimos años y los consumidores empiezan a buscar los últimos dispositivos del mercado en Internet, especialmente ahora que se acercan el Black Friday y las Navidades. Concretamente, la categoría de tecnología y electrónica fue la más buscada en Internet durante la campaña de Black Friday del pasado año, por encima del hogar y la moda, según datos internos de Doofinder, la compañía de software española especializada en soluciones de búsqueda inteligente para eCommerce.

Junto a las grandes oportunidades que presenta el negocio de la electrónica, el sector también se enfrenta a retos y dificultades, especialmente las tiendas más pequeñas, que están empezando a dar sus primeros pasos en el canal online. “Es un segmento de altísima competencia y los pequeños eCommerce necesitan pensar bien su estrategia: qué vender, a qué precios y en qué canales. En 2021, además, se han abierto nuevos puntos de distribución: los grandes operadores permiten vender a los pequeños a través de su marketplace”, afirma Llorenç Palomas.

Por ello, desde Doofinder han analizado el contexto actual de la electrónica de consumo, con especial hincapié en los negocios online del sector, y han destacado los 5 factores que les afectan en estos momentos clave para el negocio: 

  • Escasez de microchips y componentes.  La alta demanda de dispositivos durante el año pasado, la crisis del COVID-19, el fenómeno del minado de criptomonedas y la implantación de redes 5G, entre otros factores, ha desembocado en una escasez mundial de semiconductores, que está afectando en gran medida a la electrónica de consumo. “El volumen de búsquedas que están registrando las tiendas de electrónica es llamativamente alto: esta podría ser una señal clara de la incertidumbre de los compradores, que buscan en muchas tiendas para asegurar la disponibilidad”, afirma Llorenç Palomas. De hecho, las búsquedas online de este sector han crecido un 10% en octubre de 2021, comparado con el mismo mes del año pasado, según ha podido analizar Doofinder. Esta situación obligará a los eCommerce especializados en electrónica a estar preparados para el aumento de la demanda desde inicios de noviembre por esta inquietud de los consumidores. 

Crisis electrónica: factores que están condicionando el mercado 'online'