domingo 22/5/22

Con la inflación más alta desde finales de 1995, el Índice de Precios de Consumo (IPC) bajó un 0,2% el pasado mes de abril en relación con el mes anterior. Esto se debe por el abaratamiento de la electricidad y las gasolinas, según datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). 

Estas cifras mejoran los datos previstos que adelantó el organismo a finales del mes pasado, que apuntaban a una inflación interanual del 8,4% en abril y una tasa mensual una décima menos que lo conseguido. 

Aunque el IPC sigue a niveles inusualmente elevados. este indicador no bajaba tanto en un solo mes desde enero de 1987, más de 35 años atrás. Además, es abril el primer mes de descenso que se experimenta en la economía española tras dos meses de fuertes ascensos, que llevaron al IPC a alcanzar casi el 10%, su tasa más alta en casi 37 años. 

Según el INE, la moderación de este indicador es debido, principalmente, a los descensos de los precios de la electricidad y carburantes para vehículos propios. Por el contrario, el sector de la alimentación registró una tasa de precios interanual del 10,1% más de tres puntos superior a la de marzo, por el encarecimiento principalmente de la carne, pan, los cereales, las legumbres y hortalizas, y la leche, el queso y los huevos. 

Dejando a un lado la rebaja del impuesto especial sobre la electricidad y las variaciones sobre otros impuestos que se ajustan al mercado, el IPC alcanzó en abril el 9,3% un punto por encima de la tasa general del 8,3%.