sábado. 25.06.2022

Los perros se han convertido en el mejor amigo del hombre debido a un gen que redujo su estrés y los hizo más relajados con las personas, según una nueva investigación de Japón.

Un equipo de la Universidad de Azabu cree haber resuelto el enigma. Los perros portan dos mutaciones de un gen conocido como MC2R (receptor de melanocortina 2), que produce la hormona cortisol, el sistema de alarma incorporado en la naturaleza que se libera durante el miedo o la ansiedad.

Para investigar el fenómeno, el Dr. Nagasawa y sus colegas realizaron experimentos en los que 624 perros domésticos se dividieron en razas antiguas y modernas (generales).

Descubrieron que el grupo antiguo se sentía menos apegado a los evaluadores que el último, y se debió a las variantes MC2R. Este estaba formado por aquellos considerados genéticamente más cercanos a los lobos, como el Akita y el Husky siberiano.

Las muestras de sangre mostraron que los cambios en el gen MC2R estaban asociados con la interpretación correcta de los gestos y la observación más frecuente de los experimentadores.

"Los resultados muestran que ambos grupos tienen capacidades para comprender los gestos humanos y ajustar sus respuestas en consecuencia, (pero) en contraste, el grupo general mostró un mayor comportamiento de contacto visual en la prueba de resolución de problemas".

Esto sugiere la capacidad de los perros para comprender órdenes humanas y ajustar su propio comportamiento.

El primer mejor amigo del hombre fue un lobo gris que se puso en contacto con sus primeros compañeros humanos hace unos 33.000 años, en algún lugar del sudeste asiático.

Los perros ya estaban allí para ayudar a cuidar y arrear los primeros rebaños, y los contornos de la gran aventura están escritos en el ADN.