viernes. 12.07.2024

El Papa ha reclamado durante el ángelus de este domingo una Iglesia que no trate a nadie como "impuro" y que acoja sin "prejuicios".

"Miremos al corazón de Dios, porque necesitamos una Iglesia y una sociedad que no excluyan a nadie, que no traten a nadie como "impuro", para que cada uno, con su propia historia, sea acogido y amado sin etiquetas ni prejuicios. Sin adjetivos", ha señalado el Papa tras celebrar la fiesta de San Pedro y san Pablo este sábado.

El Pontífice ha destacado a los dos Santos protomártires romanos y ha definido el actual como "un tiempo de martirio en varias partes del mundo en las que hay persecución y discriminación por la fe".

También ha pedido al Sagrado Corazón que pueda "tocar el corazón de cuantos quieren la guerra para que se conviertan en proyectos de diálogo y de paz" como ocurre en Ucrania, Palestina, Israel, Myanmar y tantos otros lugares que viven conflictos bélicos.

Comentando el evangelio del día con la curación de la hija del jefe de la sinagoga, Jairo, y una mujer con hemorragias (cf. Mc 5,21-43) - , Francisco ha subrayado el "contacto físico" con Jesús como elemento común de ambos milagros ya que "la mujer toca la túnica de Jesús y Jesús toma de la mano a la pequeña". "Es importante --ha añadido el Papa-- porque ambas, por la sociedad, se consideran impuras y por lo tanto con ellas no puede haber contacto físico. Y, en cambio, Jesús se deja tocar y no teme tocar".

Para el Pontífice, "antes incluso de la curación física, Él desafía una concepción religiosa equivocada, según la cual Dios separa a los puros por un lado y a los impuros por otro. "En cambio, Dios no hace esta separación, porque todos somos sus hijos, y la impureza no deriva de alimentos, enfermedades y ni siquiera de la muerte, sino que viene de un corazón impuro", ha añadido.

En este sentido, ha señalado que frente a los sufrimientos del cuerpo y del espíritu, frente a las heridas del alma, frente a las situaciones que nos abaten e incluso frente al pecado, Dios no se mantiene a distancia, no se avergüenza de los hombres, no los juzga. "Al contrario, Él se acerca para dejarse tocar y para tocarnos y siempre nos levanta de la muerte. Siempre nos toma de la mano para decirnos: ¡Hija, hijo, levántate, camina, sigue adelante!", ha añadido.

De este modo, Francisco ha invitado a los fieles a preguntarse si actúan así "etiquetando a las personas".

El Papa: "Necesitamos una Iglesia que no trate a nadie como impuro"