miércoles. 28.02.2024

Amy y Ano, gemelas idénticas, vivieron una separación traumática al nacer, siendo vendidas a familias diferentes en Georgia. Sin embargo, el destino las llevó a encontrarse años después, gracias a un programa de talentos de televisión y un video de TikTok.

La historia de las gemelas Amy Khvitia y Ano Sartania, separadas al nacer en 2002 y vendidas a familias que vivían a solo 320 km de distancia, ha sido documentada por la BBC. El reencuentro ocurrió casi por casualidad cuando una adolescente georgiana notó un parecido asombroso entre ella y la protagonista de un video en TikTok.

Amy descubrió la existencia de Ano cuando vio a una bailarina idéntica a ella en el programa Got Talent de Alemania a la edad de 12 años. Siete años después, un amigo le envió a Ano un video compartido por Amy en TikTok. Tras localizar a alguien en WhatsApp que conocía a Amy, se conectaron a través de Facebook.

A pesar de las fechas de nacimiento separadas en sus certificados de nacimiento, las similitudes entre ellas eran sorprendentes. Compartían no solo el mismo rostro, peinado e intereses, sino también el diagnóstico de displasia.

"Cada vez que aprendía algo nuevo sobre Ano, las cosas se volvían más extrañas", compartió Amy con la BBC, describiendo la sensación de familiaridad desde el primer día que hablaron.

Al conocerse en persona, decidieron investigar y descubrieron la historia detrás de su conexión. Sus madres adoptivas, incapaces de concebir, fueron informadas de bebés "no deseados" en un hospital local y pagaron a médicos para llevarlas a casa, creyendo que las adopciones estaban dentro de la ley, ya que involucraban a profesionales médicos.

Ambas se unieron a un grupo de Facebook dirigido por la periodista Tamuna Museridze, destinado a reunir a bebés georgianos robados con sus madres biológicas. Gracias a este grupo, localizaron a Aza, su madre biológica, quien había entrado en coma durante el parto y fue informada falsamente de la muerte de las gemelas.

El reencuentro no solo reveló su conexión, sino también la existencia de tres hermanas mayores: Anna (22 años), Nika (24 años) y Lana (25 años). La historia de Amy y Ano destaca la importancia de la búsqueda de la verdad y la conexión entre familias separadas por circunstancias dolorosas.