miércoles. 29.05.2024

Dejar de fumar durante el embarazo puede aumentar las complicaciones relacionadas con la obesidad tanto para los padres como para el bebé, pero los investigadores de Rutgers Health (Estados Unidos) han descubierto que las reducciones en las muertes fetales y los partos prematuros debido al tabaco superan estos peligros y especulan que el asesoramiento nutricional podría aumentar los beneficios.

"Los cigarrillos son un poderoso supresor del apetito, por lo que quienes dejan de fumar tienden a ganar un peso considerable, particularmente cuando todavía están pasando por la abstinencia", afirma la residente de último año de obstetricia y ginecología en la Facultad de Medicina Robert Wood Johnson de Rutgers y autora principal del estudio, Morgan Dunn. "Los beneficios para la salud de dejar de fumar obviamente superan los peligros del exceso de peso para la mayoría de las personas, pero queríamos ver si eso era cierto en el embarazo, donde el aumento excesivo de peso plantea peligros importantes tanto para los padres como para el niño", añade.

"Descubrimos que dejar de fumar durante el embarazo se asociaba con un aumento de peso adicional significativo, más allá del aumento de peso que otras personas experimentaron durante el embarazo, y también descubrimos que dejar de fumar se asociaba con un aumento significativo de las complicaciones relacionadas con el peso y la presión arterial", afirma Dunn.

Sin embargo, los beneficios en otras áreas compensaron con creces cualquier problema relacionado con el aumento de peso, por lo que los expertos recomiendan que los médicos "aconsejen a los pacientes que dejen de fumar y les ofrezcan asesoramiento nutricional que pueda minimizar el aumento de peso".

El estudio, publicado en 'Hypertension', analizó los registros de embarazo de más de 22 millones de embarazos para comparar los resultados entre fumadoras, no fumadoras y aquellas que dejaron de fumar temprano en el embarazo. Los trastornos hipertensivos del embarazo (un término general para las complicaciones relacionadas con la presión arterial alta) ocurrieron en el 6,8 por ciento de las no fumadoras, el 7 por ciento de las fumadoras constantes y el 8,6 por ciento de las que dejaron de fumar cuando supieron que estaban embarazadas.

El riesgo fue elevado incluso en las personas que dejaron de fumar y no aumentaron de peso excesivo durante el embarazo, pero un mayor aumento de peso y un mayor índice de masa corporal total aumentaron aún más los riesgos. Más del 17 por ciento de los que dejaron de fumar y excedieron las recomendaciones de aumento de peso y se volvieron obesos sufrieron trastornos hipertensivos.

Tales complicaciones pueden plantear importantes riesgos para la salud durante el embarazo, pero dejar de fumar se asoció con una reducción de más del 80 por ciento en la tasa de muerte fetal, que fue del 0,4 por ciento tanto en los no fumadores como en los que dejaron de fumar y del 2,3 por ciento en los fumadores persistentes. Las fumadoras persistentes también tenían más probabilidades de dar a luz antes de completar las 37 semanas de embarazo. La tasa de parto prematuro fue del 14,3 por ciento entre las fumadoras persistentes, el 7,7 por ciento entre las no fumadoras y el 8,1 por ciento entre las que dejaron de fumar.

El estudio surgió de una conjetura contraria de su autor principal, Todd Rosen, director de Medicina Materno-Fetal de la Facultad de Medicina Rutgers Robert Wood Johnson. Rosen ha observado un aumento tan constante de las complicaciones relacionadas con el peso durante el embarazo que pensó que los inconvenientes del aumento de peso podrían superar los numerosos beneficios para la salud de dejar de fumar.

Rosen propuso la teoría a su colega Cande Ananth, jefa de la División de Epidemiología y Bioestadística del Departamento de Obstetricia, Ginecología y Ciencias Reproductivas de la facultad de medicina, quien tenía tanto los datos relevantes como las habilidades analíticas para ayudar a probarla. El trabajo anterior de Ananth encontró que, después de décadas de disminución, la incidencia de accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardíacas está comenzando a aumentar nuevamente entre los estadounidenses más jóvenes, posiblemente debido al aumento de la obesidad.

Aun así, incluso Ananth consideró improbable la teoría de Rosen.

"Cande pensó que era obvio que los enormes beneficios de dejar de fumar eclipsarían cualquier inconveniente relacionado con el peso, incluso si los mayores aumentos de peso se produjeran durante el embarazo", apunta Rosen. "El análisis le dio la razón, aunque encontramos aspectos negativos relacionados con el peso que podrían mitigarse mediante apoyo como asesoramiento nutricional. El objetivo es que los pacientes obtengan todos los beneficios y ninguno de los inconvenientes", añade.

Dejar de fumar durante el embarazo supera en beneficios el aumentar de peso