viernes. 02.12.2022

Un estudio realizado por el Centro Médico Universitario de Utrecht (Países Bajos) ha demostrado que la prednisolona no mejora el sentido del olfato después de la Covid-19, por lo que no se recomienda prescribirla a los pacientes con trastornos persistentes del olfato y/o del gusto, ya que se recupera gradualmente con el paso del tiempo.

Además, en la mayoría de los pacientes --independientemente del uso de prednisolona-- el sentido del olfato mejoró gradualmente con el tiempo. Tal y como recuerdan, durante la pandemia, cada vez más personas notaron que no podían oler o saborear después de haberse infectado con el virus SARS-CoV-2.

Como se cree que la pérdida persistente del olfato está causada por una respuesta inflamatoria, los corticosteroides podrían ser una opción de tratamiento. Por ello, investigadores de varias universidades y hospitales iniciaron el año pasado un gran estudio aleatorio y doble ciego para investigar el posible papel de la prednisolona para mejorar la pérdida de olfato y gusto debida al Covid-19. Este fármaco se ha sugerido como tratamiento de los trastornos olfativos tras la Covid-19, pero las pruebas sobre su eficacia son escasas. Esta semana se han publicado los resultados del estudio en 'BMC Medicine'.

"Los resultados de nuestro estudio en 115 pacientes muestran que, tras 3 meses de tratamiento, no hay una mayor mejora del sentido del olfato en los pacientes que recibieron prednisolona (40 mg/día durante 10 días, comenzando al menos 4 semanas después de la infección) en comparación con los que recibieron un placebo", afirma la cirujana otorrinolaringóloga Digna Kamalski, del UMC Utrecht, que coordinó el estudio. "Vimos que el sentido del olfato de ambos grupos de pacientes seguía mejorando, incluso mucho tiempo después de producirse la infección de la corona. Eso, por supuesto, es una buena noticia", añade.

LA FUNCIÓN OLFATIVA SE RECUPERA POR SÍ SOLA

En el proyecto de investigación 'Olfateando la COVID', financiado por ZonMW, se están llevando a cabo varios estudios, entre ellos el curso de la pérdida del olfato y el gusto como consecuencia de la Covid-19 y si el olfato y el gusto se recuperan por sí solos y en qué medida. Ahora que se conocen los resultados de este estudio, habrá un seguimiento. "Hemos invitado a todos los pacientes a someterse a una nueva prueba al cabo de un año, ya que estamos muy interesados en saber si la mejora persiste o no", ha apuntado Kamalski.

Los trastornos olfativos (disfunción del olfato) son una característica temprana común en Covid-19, que se produce en aproximadamente dos de cada tres pacientes. Aunque la mayoría de los pacientes se recuperan en 4 semanas, se ha informado de que hasta el 46 por ciento de los pacientes siguen teniendo alteraciones del olfato después de 6 meses y entre el 20 y el 60 por ciento después de un año.

La prevalencia de los trastornos olfativos a largo plazo varía mucho debido a los diferentes métodos de evaluación de la función olfativa y a la falta de seguimiento. Los pacientes con trastornos olfativos persistentes tienen un mayor riesgo de padecer síntomas depresivos y problemas nutricionales, que disminuyen la calidad de vida.

Comentarios