lunes. 05.12.2022

 

Desde el viernes previo a Semana Santa, el conocido como Viernes de Dolores, todo comienza a prepararse para la que es una de las épocas más esperadas del año. Familiares y amigos se reúnen para disfrutar de las tradiciones o, por el contrario, para desconectar en una escapada. La cocina tiene un papel destacado, al igual que la cultura y, entre torrijas y otros dulces cofrades, es fácil caer en excesos. "Esta temporada es habitual que se produzcan excesos alimenticios con más grasas y calorías, las cuales debemos digerir de la mejor manera posible. Ello, sumado a un cambio de rutinas, puede traernos como sorpresa varios kilos de más y un indeseado exceso de colesterol, por lo que es fundamental vigilar lo que comemos durante estas fechas", explica Mónica Nieto, farmacéutica y una de las fundadoras de la firma de aceites de oliva premium Alevoo. 

 

Cuidar la salud en Semana Santa

 

Más allá de controlar las comidas, apostar por snack saludables, echar freno al alcohol e incluir frutas y verduras en cada plato, hay otros consejos menos comunes a los que conviene prestar atención. "El consumo de alimentos de calidad y de gran valor nutricional, entre los que se encuentra el aceite de oliva virgen extra, nos proporciona una mejor tolerancia y digestión de dichos alimentos", apunta la experta.

 

"El AOVE, en concreto como el nuestro, rico en vitamina E y ácido oleico, posee propiedades antiinflamatorias, calmantes y digestivas, que nos ayudan a digerir mejor estas comidas. En estas fechas cofrades, en las que tanto entrantes, dulces y aperitivos como platos principales son abundantes y muy elaborados, es fundamental elegir recetas equilibradas con ingredientes saludables y de calidad", indica Mónica. Consumir aceite de oliva virgen extra es un acierto asegurado, sano y agradable al paladar con el que proteger el sistema digestivo.

 

Consejos de experta

 

A la hora de acertar con estos menús y para favorecer una mejor digestión también es importante tener presente cómo se cocinan los alimentos. "Es recomendable cocinar al vapor, al horno o a la plancha, disminuyendo los platos con grasas saturadas responsables del aumento del colesterol malo", apunta. Emplear AOVES de primera calidad (también en la elaboración de dulces cofrades), frente a aceites de oliva, aceites de girasol, mantequillas y otras grasas con menores beneficios es fundamental para un menú saludable. "Debemos evitar alimentos procesados tan perjudiciales para la salud y utilizar las mejores materias primas, entre ellas el aceite de oliva virgen extra premium, cuya composición rica en ácido oleico y grasas monoinsaturadas nos ayuda a mantener a raya el colesterol en esta época", comparte.

 

El matiz de lo cotidiano, el hecho de que el menú sea completamente casero, influirá de lleno en la calidad de los alimentos y en la manera en la que el organismo digerirá esos ingredientes. Lo cuenta la propia Mónica, de Alevoo. "Estos hábitos saludables marcan la diferencia en nuestra alimentación, tanto en la propia preparación de las recetas, en los acabados de los platos como en las salsas de aliño elaboradas artesanalmente con un buen AOVE. Pensemos por ejemplo en la mayonesa; no es lo mismo una mayonesa casera elaborada artesanalmente con un buen AOVE que una mayonesa industrial que no está hecha con aceite de calidad y que puede llevar todo tipo de conservantes o aditivos cuyo consumo no es recomendable".

 

Postres festivos

 

Cuidar la salud en Semana Santa también pasa por vigilar los alimentos que se consumen en el momento del postre. Los dulces, tradición en esta época, forman parte de esa dieta vinculada a las celebraciones especiales. Torrijas, rosquillas, monas de Pascua y pestiños son una tentación a la que pocos pueden resistirse. Del mismo modo, una grasa sana, en estos casos, será mejor que la de un producto procesado: "como nunca faltan en la mesa, debemos optar por dulces elaborados preferiblemente con ingredientes saludables, entre ellos, el aceite de oliva virgen extra, la grasa más saludable que podemos utilizar en la cocina".


"Recomendamos centrarnos en alimentos de máxima calidad; cocinar con Aceite de Oliva Virgen Extra de calidad, como el de Alevoo, el cual nos aporta gran cantidad de antioxidantes, reduce el colesterol y ayuda en la digestión; aumentar el consumo de frutas y verduras, beber agua en abundancia y no olvidarnos de la práctica de ejercicio y actividad física", recuerdan. En conclusión: evitar los excesos siempre será la clave.