jueves. 11.08.2022

3 sencillas plantas de interior pueden reducir instantáneamente la contaminación del aire hasta en un 20%

<p> Planta de maíz (Dracaena fragrans); Massangeana, CC licencia. </p>
<p> Planta de maíz (Dracaena fragrans); Massangeana, CC licencia. </p>

Las plantas domésticas corrientes pueden contribuir de forma significativa a reducir la contaminación atmosférica en hogares y oficinas.

Así lo afirma una nueva investigación dirigida por la Universidad de Birmingham y en colaboración con la Royal Horticultural Society (RHS).

Durante una serie de experimentos de seguimiento de plantas de interior comunes expuestas al dióxido de nitrógeno (NO2), un contaminante habitual, los investigadores calcularon que, en algunas condiciones, las plantas podrían ser capaces de reducir el NO2 hasta en un 20%.

Los investigadores en sus experimentos probaron tres plantas de interior que se encuentran comúnmente en los hogares, son fáciles de mantener y no son excesivamente caras de comprar. Se trataba del lirio de la paz (Spathiphyllum wallisii), la planta del maíz (Dracaena fragrans) y el helecho arum (Zamioculcas zamiifolia).

Cada planta se colocó, por sí sola, en una cámara de prueba que contenía niveles de NO2 comparables a los de una oficina situada junto a una carretera con mucho tráfico.

Durante una hora, el equipo calculó que todas las plantas, independientemente de la especie, eran capaces de eliminar aproximadamente la mitad del NO2 de la cámara. El rendimiento de las plantas no dependió del entorno en el que se encontraban, por ejemplo, si estaba en condiciones de luz u oscuridad, y si el suelo estaba húmedo o seco.

Peace Lily (Spathiphyllum wallisii) por Rui Silvestre
Peace Lily (Spathiphyllum wallisii) por Rui Silvestre

El investigador principal, el Dr. Christian Pfrang, declaró: "Las plantas que elegimos eran muy diferentes entre sí, pero todas mostraron una capacidad sorprendentemente similar para eliminar el NO2 de la atmósfera. Esto es muy diferente a la forma en que las plantas de interior absorben el CO2 que podemos observar en nuestro anterior trabajo, y que depende en gran medida de factores ambientales como la noche o el día, o el contenido de agua del suelo".

Peace lily W.carter, CC licencia.
Peace lily W.carter, CC licencia.

El equipo también calculó lo que estos resultados podrían significar para una oficina pequeña (15 m3) y una oficina mediana (100 m3) con diferentes niveles de ventilación. En una oficina pequeña mal ventilada y con altos niveles de contaminación atmosférica, calcularon que cinco plantas de interior reducirían los niveles de NO2 en aproximadamente un 20%. En el espacio más grande, el efecto sería menor: un 3,5%, aunque este efecto se incrementaría al añadir más plantas.

Aunque los efectos de las plantas en la reducción del NO2 están claros, el mecanismo preciso por el que lo hacen sigue siendo un misterio. El Dr. Pfrang añadió: "No creemos que las plantas utilicen el mismo proceso que para la captación de CO2, en el que el gas se absorbe a través de los estomas -diminutos agujeros- de las hojas.

Ni siquiera en los experimentos más largos hubo indicios de que nuestras plantas devolvieran el NO2 a la atmósfera, por lo que es probable que también se produzca un proceso biológico en el que interviene el suelo en el que crece la planta, pero aún no sabemos cuál es."

La Dra. Tijana Blanusa, científica principal de horticultura de la RHS y una de las investigadoras que participaron en el estudio, dijo: "Esto complementa los esfuerzos de la RHS por comprender los detalles científicos que hay detrás de lo que sabemos que es una pasión popular. Comprender los límites de lo que podemos esperar de las plantas nos ayuda a planificar y aconsejar combinaciones de plantación que no sólo tengan un buen aspecto, sino que también presten un importante servicio medioambiental."

Fern arum (Zamioculcas zamiifolia); Mokkie, CC licencia.
Fern arum (Zamioculcas zamiifolia); Mokkie, CC licencia.

En la siguiente fase de la investigación, el equipo diseñará sofisticadas herramientas para modelizar la calidad del aire en interiores, abarcando una gama mucho más amplia de variables.

El nuevo proyecto, financiado por la Oficina Meteorológica Británica, utilizará instrumentos móviles de medición de la calidad del aire para identificar los contaminantes y comprobar sus efectos tanto en espacios residenciales como en oficinas, produciendo una gran cantidad de datos que servirán de base para el desarrollo de la herramienta.

En definitiva, parece que si aún no te has sumado a la moda de las plantas en maceta, quizá sea hora de que lo intentes.